Los mejores momentos del 2018

He de admitir que el 2018 no ha sido mi mejor año a nivel personal. He pasado por muchos altibajos y he desaprovechado alguna que otra oportunidad. Sin embargo, echando un vistazo a las fotos del año que acabamos de despedir, he de reconocer que también ha habido buenos momentos que merecen ser celebrados y, por ello, para no olvidar las cosas buenas que me ha regalado el 2018, he decidido hacer un resumen fotográfico con todas las experiencias positivas que me ha aportado el año pasado.

 

ENERO

Comencé el año con mis cachorritas, que son lo más bonito que me ha pasado en la vida.

Viajé a Madrid con Andy donde comimos toda la comida vegana que se cruzó en nuestro camino y nos fuimos de cena con la gente bonita de Instagram.

 

FEBRERO

Fuimos a Urkiola a disfrutar de la nieve con Lola y fue la primera vez que Elur y Frankie la pisaron.

Y volvimos a ver nieve, esta vez en la puerta de casa, y por unas horas se paró el mundo. La gente no fue al trabajo, los niños no fueron al colegio, nos agolpamos todos en la playa y en el parque y, por unos instantes, nos olvidamos del resto del mundo para disfrutar del momento y la felicidad se palpaba en el ambiente

 

MARZO

El Bob Barker atracó en Getxo durante unos días y pasé el fin de semana como voluntaria de Sea Shepherd acompañando a la gente en las visitas guiadas. Conocí gente increíble de todo el mundo y disfruté de deliciosa comida vegana abordo del barco. Lo recuerdo como el fin de semana más feliz de mi vida.

 

ABRIL

Fui al VegFest de Fuengirola y di una charla como voluntaria de Sea Shepherd. Y, por supuesto, no desaproveché la ocasión para ponerme las botas a comida vegana y conocer un poco de Benalmádena.

Sam y Veren de Alternative Travelers vinieron a visitarnos y pasamos un fin de semana increíble en el que visitamos San Juan de Gaztelugatxe, el castillo de Butrón y, por supuesto, comimos toda la comida vegana posible e imposible.

 

MAYO

En mayo actué en la obra de fin de curso interpretando a una bruja (no muy) malvada. Una vez más la obra fue un éxito entre padres y alumnos, lo cual fue muy gratificante tras el duro trabajo previo.

 

JUNIO

En junio fui al concierto de Queen con mi madre y fueron los momentos más felices de mi vida. Experimenté la angustia de lo traicionera que es la muerte al pensar que Feddie Mercury hace ya tiempo que no está con nosotros. A la vez, agradecí que existan voces como la de Adam Lambert que, aún no siendo Freddie, sean capaces de erizarme los pelos de todo el cuerpo.

 

JULIO

El día 14 celebramos el cumpleaños de mi madre en familia.

 

AGOSTO

El día 1 mis pequeñitas cumplieron su primera vuelta al sol.

Y visitamos Mendikosolo en familia.

 

SEPTIEMBRE

Una excursión truncada se convirtió en un bonito día en familia en el Puerto Viejo.

 

OCTUBRE

Me disfracé de “Alicia en el país de las pesadillas” para la fiesta de Halloween.

 

NOVIEMBRE

Fuimos de excursión a Plentzia y Elur y Frankie aprendieron a subir por el tobogán.

 

DICIEMBRE

Hice una escapada fugaz a Londres con mi madre y con mi hermana. Por fin visité las “London Dungeons” y comí comida vegana cada 5 minutos. Volví agotada, pero con la determinación de volver a viajar más a menudo.

 

Haciendo balance, el 2018 no ha sido tan mal año. Me propongo triplicar la diversión en este 2019. Descubrir más lugares, que mis perras huelan nuevas tierras y nuevos pises, comer más comida vegana, veganizar más platos y aprovechar cada segundo de cada día.


2 respuestas a “Los mejores momentos del 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s